Sallie y la tolerancia

Sallie podrá ser tonta como ella sola; de hecho podrá ser la campeona olímpica de la tontez, pero nadie puede tener la cara de decirle que es antigua o retrógrada. Como buena veinteañera del siglo XXI, ha visto mucho mundo y sabe que todos los seremos humanos tienen derecho a vivir y disfrutar del planeta, no importando su color de piel o tendencias sexuales, o cualquier otra diferencia. ‘Todos hemos venido al mundo por algo, y ese algo hay que hacerlo’ decía siempre Sallie cuando salía el tema con sus amigas o compañeras de carrera… pero ni ella sabía que su tolerancia nunca se había puesto a prueba.

amigasBueno, hay que decir que tenía un par de amigos abiertamente homosexuales y escandalosamente amanerados, pero ella ya no los sentía como hombres; de hecho ni le molestaba sacarse la ropa delante de ellos, porque sabía que dentro de esos cuerpos no quedaba un suspiro de deseo masculino. Hasta ahora no había usado la tolerancia con ellos porque no era necesaria, pero sí blandía el sable cuando alguien se reía de uno de sus amigos en la calle, o tenían algún problema en cualquier parte; Sallie desenvainaba su tolerancia y brillaba al sol, y con gesto amenazante enseñaba a los ignorantes a respetar las formas y la vida humana con todos sus bemoles.

De todo esto se acordaba Sallie mientras conversaba con Celia, una de sus queridas amigas de la infancia. Las vivencias que comparten son tantas que dan para una película y dos secuelas no tan malas, pero como siempre son secretos que ambas se llevarán a la tumba; no es su mejor amiga, pero Sallie suele crear esos vínculos poderosos con su gente más cercana. Estudian cosas distintas, pero intentan verse cada vez que pueden… aunque aquel día Celia estaba rara. A Sallie le costó darse cuenta de que su amiga tenía la mirada triste, y no pudo evitar preguntarle qué le pasaba.

Celia nunca ha tenido tacto para decir las cosas, Sallie sabía muy bien eso, así que estaba preparada para la respuesta de su amiga. Caminaban por una calle muy concurrida a esa hora (muchas tiendas de ropa, con la consiguiente aglomeración de mujeres depresivas con tarjetas de crédito en la mano) y al escuchar la pregunta Celia se detuvo de golpe, como si hubiese chocado contra una pared transparente. Se giró y la miró con sus ojos duros y seguros, y habló. ‘Soy lesbiana’.

Lo primero que hizo fue reírse de sí misma al pensar que estaba preparada para escuchar lo que Celia tenía que decirle. Lo segundo que hizo fue buscar dentro de su mente aquella cajita que decía ‘tolerancia’ y la abrió con dificultad; claro, estaba llena de óxido… nunca la había usado. Lo tercero que hizo fue recordar en cinco segundos todos los momentos que había pasado con Celia; todos los momentos tan íntimos, tan de mujeres, tan de amigas… y sintió que un hilo de agua helada le recorría el centro de la espalda. Tiritó.

Y Celia le preguntó: ‘¿Qué te pasa?’. Era evidente que la cara de Sallie no era la mejor que ha tenido, y los segundos pasaban. La mirada de su amiga ya no era dura, sino que temerosa y un poco húmeda, como esperando con recelo y miedo las primeras palabras luego del chaparrón frío de la verdad. Lo cuarto que hizo Sallie fue seguir recordando los momentos vividos, pero esta vez ocupó más de cinco segundos en repasar el gran cariño que le tenía, las cientos de conversaciones, las lágrimas que derramaron juntas… toda una vida. Y lo sexto que hizo fue darle un abrazo y decirle: ‘amiga… ¿por qué no me lo contaste antes?’

Sallie no necesitará más el sable de la tolerancia. Pasó la prueba.

Anuncios

2 pensamientos en “Sallie y la tolerancia

  1. hay algo en tus articulo que es ese no se que de tu forma de relatar las cosas que me gusta mucho.
    Sigue así y estaré atento para conocer casa vez más a la interesante Salie

  2. ¿Me plagiaste la idea que alguna vez te conté?, jajajajajaja… En todo caso me gusto..
    Da señales de vida, no he sabido nada de ti en estos días… estoy en Stgo…
    Te quiero…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s